Seguidores

NOVEDADES - NOTICIAS IMPORTANTES
Para ingresar a la pagina de ventas, click aqui
Para ingresar a la pagina de ventas, click aqui
Para ingresar a la pagina de ventas, click aqui
Para ingresar a la pagina de ventas, click aqui


Cursos para principiantes todos los meses

Reuniones de grupo

Talleres



INFORMES:

cecicactus@gmail.com
o al cel 223-15-5288348


ATENCION AL PUBLICO:

Horario:
lunes a sabados de 10 a 17hs




en Rejón 4110 Mar del Plata.

miércoles, 8 de junio de 2011

Leyenda del Echinopsis mirabilis

Mi amiga Ale me pasò èsta leyenda que me encantò y la quise compartir aqui con todos.



Si, en un muy humilde ranchito de Santiago del Estero, en el límite con Córdoba- zona de salinas y pobreza, miserias y dignidad, orgullo y desnutrición, se hallaba una familia típica de esas desgarradas tierras ,casi olvidada del paso del tiempo.

El padre y hermanos mayores, tratando de cazar una vizcacha, o una liebre, para festejar la Navidad. 
La madre, moliendo grano, o preparando una mazamorra con maiz y leche de cabra.
Los mas niños ya habían regresado desde varios kuilómetros, desde la Ruta, tratando de vender a los viajeros unos pequeñas tortuguitas. En la inhóspita caminata, al rayo me sol, solo pensaban en tener un arbolito de navidad. Era su pequeño sueño.


Caía el sol, y el rancho estaba triste. Y en la tierra yerma y calcinada, resquebrajada como las curtidas manos de sus habitantes, solo crecía un puequeño cactucito. Castigado por el sol impiadoso, oscuro y flaco por la abundancia de miseria, se resistía a ni siquiera ser tenido en cuenta. Los niños, con sus sueños de navidades postergadas, ya ni lo miraban.


En el atardecer del 24 de Diciembre, María, desde lo alto, se apiadó de esos niños, y con su inefable poder, tomo en su mano el Lucero, y lo colocó, rutilante, en la punta del cactucito.
Y fue durante la oración que los niños apreciaron el milagro.... Tenían, aunque pequeñito, su soñado arbolito navideño.


Pero estas cosas no son tan fáciles. San Pedro advirtió la falta del lucero, y él, poseedor de las llaves, sabía que alguien de mucho poder lo había quitado de su cielo. María, advertida del enojo de Pedro, tomó una estrella de su manto, y la puso en el lugar del lucero.


La leyenda no cuenta como se las arreglaron en el cielo, pero si que los niños tuvieron el árbol de navidad mas bello jamás soñado. El cactus de la oración, el "lucerito", el Echinopsis mirábilis, cuya efímera belleza se apaga cuando se oculta el lucero.


Cuando les florezca, si tienen uno de estos pinchuditos, miren al cielo. Verán que el lucero ha perdido su brillo.







Foto de la web http://tuteka.wordpress.com/


20 comentarios:

  1. que hermosa leyenda,ceci!!!!me emociono un monton!!!gracias por compartirla!!!cariños monica

    ResponderEliminar
  2. que leyenda tan bonita, me encanto Ceci lo único que espero algún día, poder tener este hermoso cactus, saludos Marisol.

    ResponderEliminar
  3. preciosa historia, la próxima vez que florezca me acordaré del lucero del alba.

    saludos

    ricardo

    ResponderEliminar
  4. Gracias Monica, Marisol, Ricardo, es una bella historia... para que veamos al mirabilis con otros ojos! :)
    beso!

    ResponderEliminar
  5. Que preciosa historia de verdad y la planta hace honores a ella, es una de mis deseadas, divina.

    ResponderEliminar
  6. realmente es una hermosa historia
    tenermos que estar agradecidos realmente de toda la belleza botanica que poseemos en nuestro extenso pais

    ResponderEliminar
  7. Me encantó la leyenda, super tierna.
    Tb la foto, una belleza.

    beso

    Carola

    ResponderEliminar
  8. Gracias Ricardo, Just y Carola...siempre es lindo escuchar historias sobre nuestros amados los pinchudos... cuantas que uno no sabe!! mas adelante pondrè mas :)
    La foto no es mìa...no tenìa ninguna de mi miràbilis para poner... se me escapò!
    Besos

    ResponderEliminar
  9. hermoso! es uno de los que anhelo, estuve a punto de comprarlo pero me perdí por otros jaja
    te pido un favor? sabrás cual es el nombre de un cactusito que publiqué en mi último post. me parece que algo de senil era... o la senil soy yo jajaja.... beso

    ResponderEliminar
  10. Hola Alita, gracias! Tu cactus es un Oreocereus celsianus...que es parecido a un Cephalocereus senilis, pero no es igual :)
    Beso!

    ResponderEliminar
  11. Preciosa leyenda y bella flor... me recuerda a uno de esos fuegos artificiales que suben para arriba, en la noche. Un abrazo amiga

    ResponderEliminar
  12. Doris, gracias...es cierto que parecen fuegos artificiales!! beso!

    ResponderEliminar
  13. Ceci, una linda história:-) Una vez más, son las cosas simples de la vida que son las más belas, aunque sean efimeras.
    Es curioso, hace dias tambien he puesto las fotos del mio floreciendo:-) Besitos
    Cris

    ResponderEliminar
  14. Hola Cris!
    gracias por tu comentario...y creo que es muy cierto todo lo que dices... Un saludo!
    Ceci

    ResponderEliminar
  15. Cecilia me encantan los cactus , No me importa la clases todo son bellos a algunas personas vo le gustan por las espinas ,Pero aun son admirables .Besos y gracias por tu leyenda

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Lorenzo!! todos son bellisimos verdad, a pesar de lo feroces que puedan parecer sus espinas, nos brindan flores que son super delicadas!!
      Un abrazo!

      Eliminar
  16. HERMOSA LA LEYENDA, ME GUSTARÍA COMPARTIRLA. SALUDOS DESDE TIGRE, BA

    ResponderEliminar

Todas las fotos que se ven aquí han sido tomadas por mi y realizadas a mis plantas, salvo cuando se indique lo contrario.
All the pictures you see here, were taken by me, and carried out my plants.Except, when otherwise indicated.